Haciendo del defecto la virtud


Restauración de un tiesto que antes de llegar a casa después de comprarlo, ya había conocido el suelo. Después de pegarlo,  repasé las grietas pegadas con un rotulador permanente como si fueran marcas de una cicatriz. Y listo... ¡Como nuevo!